La pibmanía.

Los comentarios recientes acerca del pib que generaron tantas críticas y molestias en general, son la prueba de que la gastronomía también es cultura. Cómo una platillo tan popular puede desencadenar estas reacciones?

No sé si tomarlo en serio o en broma.

La discriminación, la intolerancia, el clasismo entre otras, son palabras mayores. Hay pibes buenos y malos, baratos y caros, seguramente el que compró la señora en cuestión es de los malos y baratos.

Lo que si es verdad, es que el pib es menospreciado en el resto del país e incluso en Yucatán, he visto pibes en forma de piza y rellenos de cualquier cosa.

0 vistas