El Poder de la Gastronomía

Hace unos días salió publicado en el Diario de Yucatán una editorial que hace referencia a la #cocinayucateca . esta es nuestra respuesta:

Leí su editorial publicado en el Diario de Yucatán ( "el poder de nuestra gastronomía" ) déjeme comentarle lo siguiente: La cocina tradicional yucateca no se concibe sin el trabajo de Los Almendros. Este restaurante introdujo al resto del país la cocina yucateca, la dió a conocer y la popularizó a través de sus 56 años de vida. Es increíble como algunos escritores, periodistas y restauranteros niegan este hecho. La corriente actual sobre cocina yucateca, solo ha contribuido a generar confusión, al reinterpretar las recetas de la cocina yucateca, salvo honrosas excepciones, se puede hablar de una innovación; pero si usted revisa estas propuestas, se dará cuenta que son copias sobre copias del recetario tradicional, y quién verdaderamente conoce la cocina yucateca se da cuenta de lo anterior. Lo demás es un discurso populista. No es necesario obtener el título como "patrimonio intangible de la humanidad", que a lo lejos se escucha muy rimbombante, lo importante a nuestro parecer es que se fomente la cultura gastronómica, que se refiere al mejor conocimiento de nuestras raíces, a nuestra mezcla y las influencias que han hecho en su conjunto la cocina tradicional yucateca. Mientras nosotros los yucatecos ( y mexicanos) no tomemos esta industria con el valor auténtico, seguiremos navegando por la mediocridad. Los Almendros ha sobrevivido a muchas cosas y pretende seguir así. Nuestra principal lucha es contra el olvido y la indiferencia. No necesitamos premios ni estímulos de oropel. Nuestra familia ha estado muy arraigada a la cultura gastronómica por generaciones. Por eso reconocemos sinceramente el trabajo de la Chef Patricia Quintana, por difundir la cocina tradicional. Ella misma hacía énfasis sobre la desaparición de algunos elementos que hacen de esta cocina tan singular, porque cayeron en el desuso, indiferencia ó en el poco valor económico. Hay platillos que jamás volveremos a probar porque forman parte del recetario extinto de nuestra cocina. Las jovenes generaciones de cocineros y escuelas, deberían tener un énfasis mucho más fuerte sobre la cocina tradicional y abandonar un poco las técnicas francesas. La cocina tradicional ha demostrado ser un gran negocio por los turistas. La población local en general, poco a poco abandona el gusto por los salpimentados, los pucheros, los guisados de chaya, las limas, para dar paso a laz pizzas, hamburguesas, cortes de carne, burbujas de vapor y achiote con quién sabe qué. Dónde está la nueva sopa de lima? el nuevo poc chuc? el nuevo motuleño? el nuevo panucho? Casi casi nos hemos convertido en un museo del olvido.

1 vista0 comentarios